Qué debes tener en cuenta si vas a presentarte a una oposición

Si vas a presentarte a una oposición hay una serie de pasos que debes tener en cuenta y debes tenerlos muy claros.

Lo primero que debes comprobar cuando se publica una convocatoria, es si esas plazas te interesan. Valora si las plazas son de la categoría a la que quieres optar, fíjate en la denominación de la plaza, es decir en el nombre de la plaza que viene indicada en las bases de la convocatoria y, comprueba si cumples los requisitos para poder presentarte a las pruebas. Los requisitos suelen referirse a la titulación exigida, edad, nacionalidad, exclusiones médicas, y en algunas oposiciones pueden pedir requisitos adicionales como por ejemplo estar en posesión de determinados carnets de conducir.

Otro dato importante en el que debes fijarte cuando te vayas a presentar a una oposición es el turno por el que se convocan las plazas. Podemos diferenciar entre:

  • Turno libre: cualquier persona que cumpla los requisitos establecidos en la convocatoria puede presentarse.
  • Promoción interna: es requisito imprescindible para poder presentarte tener al menos una antigüedad de 2 años como funcionario de carrera. Podemos diferenciar entre promoción interna vertical (acceder desde cuerpos o escalas de un grupo de titulación a otro del inmediato superior) o promoción interna horizontal (acceder desde cuerpos o escalas de un grupo de titulación a otro cuerpo o escala del mismo grupo).
  • Consolidación de empleo temporal: pueden presentarse las personas que cumplen requisitos y que hayan desempeñado interina o temporalmente un puesto de trabajo para una administración pública con anterioridad al 01 de enero del 2005. Las plazas deben estar dotadas presupuestariamente.
  • Plazas reservadas a personas con discapacidad: por lo general, las plazas que se reservan a personas que tengan un grado de discapacidad es igual o superior al 33%.

Una vez tomada la decisión de preparar unas oposiciones, estos son los pasos a seguir para inscribirte en una oposición:

1.- Leer atentamente, subrayar y guardar las bases de la convocatoria.

Contienen información muy importante sobre el desarrollo de las distintas fases de una oposición. Leerás sobre requisitos, tipos de pruebas, índice del temario, cómo y dónde presentar la instancia, documentación a aportar y otros datos de interés.

2.- Rellenar la instancia.

La instancia es el documento con el que solicitas que se te incluya en el proceso selectivo. Suele ir incluido en las bases, aunque a veces también puede estar en la Web del organismo convocante para rellenarla telemáticamente o en otras ocasiones  debes solicitarla a la propia Administración pública que convoque o incluso realizarla tu mismo.

3.- Pagar las tasas de examen.

Las tasas se refieren al pago de los derechos de examen. La cantidad a pagar y el número de cuenta donde debe ingresarse constará en la misma convocatoria.  Cuando pagues las tasas te sellaran tu copia de la instancia y la copia que deberás dirigir a la administración, o te entregarán el justificante del pago de las tasas que deberás  añadirlo a la instancia.

4.- Presentar la instancia y resto de documentación exigida en la convocatoria.

Tanto la instancia como el resto de documentos si así te lo indican en las bases, deberás entregarlas en el lugar que te indiquen las bases que normalmente es el Registro General del organismo convocante.

Si no puedes acudir en persona a entregar la instancia, la puedes enviar por correo certificado. La documentación que lleves a tu oficina de correos debe ir en sobre abierto para que te la sellen, siendo importante que se indique la fecha en que se envía.

En las bases se indicará la documentación que debas aportar junto a la instancia.  Lo más habitual es:

  1. Fotocopia del DNI
  2. Resguardo del ingreso de las tasas de examen, si las hubiere.
  3. Fotocopia de la titulación requerida para presentarse en la oposición.
  4. Fotocopia de los méritos que quieras alegar (en el caso de que sea concurso-oposición).
    • Te pueden exigir que las fotocopias sean compulsadas, es decir, que las fotocopias sean comparadas con los originales por un fedatario público que acredite su autenticidad. La compulsa de documentos puedes hacerla ante notario o en los registros públicos.
    • Es posible que parte de esta documentación no te la exijan en el momento de presentar la instancia sino más adelante del proceso selectivo. Deberás estar a lo estipulado en la convocatoria por eso es muy importante que como opositor guardes siempre una copia de las mismas.

 

Elige entre los mejores preparadores personales para aprobar tu oposición, los encontrarás en nuestro

Directorio de los mejores preparadores personales de oposiciones