Experiencia como Opositor de Magisterio de Daniel en León


Cuando terminé los estudios de Magisterio tenía una cosa clara, quería trabajar de maestro en la escuela pública. Os cuento mi experiencia como opositor.

Aunque barajé varias opciones: academias, preparadores… opté por prepararlas con un preparador personal. Era consciente que esto suponía mucho trabajo pero prefería que alguien con más conocimientos del sistema y de la normativa me ayudara a configurar los temas y la programación didáctica. Sabía de antemano que iba a necesitar de que alguien me aconsejara en lo referente a la legislación, porque mi primer impulso fue empezar a preparar la oposición por libre, es decir por mi cuenta. Me llevó mucho tiempo informarme y revisar todas las leyes, decretos, ordenes… Así que empecé a buscar quién pudiera ayudarme. Saber que alguien me había preparado todo ese material al momento, toda la legislación y el resto de temas, me hubiera ahorrado un trabajo y un tiempo enormes. Como se suele decir, pagué la novatada.

Así que empecé a buscar otras opciones. Encontré un montón de oferta formativa en diversas academias, pero unas me cobraban mucho dinero, de otras, las opiniones que encontraba no me convencían. En otras, tenía que compartir las horas de formación con grupos de estudiantes muy amplios y no era eso precisamente lo que yo buscaba.

Alguien me comentó que en su día aprobó la oposición gracias a un preparador personal que le proporcionó todos los temas, la legislación y le preparó la programación didáctica. Así que empecé mi aventura en busca de un buen preparador de oposiciones de Magisterio. Me resultó muy difícil porque no había un lugar donde verlos y elegir. Fue una aventura, a veces frustrante, encontrar a la persona adecuada. Al final encontré a mi preparadora a base del boca a boca, tablones de anuncios,  búsquedas interminables por internet y entre foros, facebook y demás lugares raros. En aquellos momentos no había un lugar con un mínimo de seriedad donde poder buscar y elegir a la persona que iba a ayudarme a conseguir mi plaza como maestro.

Gracias a mi preparadora, conseguí mi plaza en el año 2005. La búsqueda mereció la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*